martes, 1 de diciembre de 2009

Una hipótesis sobre la reorganización interna de las galerías

An hypothesis on the internal rearrangement of galleries

Hace tiempo dispuse de una mesa de 2 metros de largo por 1 de ancho. En ambos extremos coloqué dos capas de tierra de 1 cm de grosor y de superficie algo mayor que un folio. Eran dos futuros nidos separados por metro y medio y que tapaba con un cristal y un cartón encima.
Humedecida la tierra del primer nido, instalaba allí una colonia de Aphaenogaster senilis. Mi objetivo era observar si había alguna dirección privilegiada en el avance de la construcción de galerías. (Sabido es la orientación Este-Oeste que tiene el eje principal de los domos o montículos de arena que forman varias especies de hormigas, o la orientación -posiblemente basada en la percepción del campo magnético- de algunos termiteros).

Aphaenogaster senilis (Fotografía de Kiko Gómez: http://www.hormigas.org/ y http://www.formicidae.org/)

Cuando pasados unos días se secaba la tierra y el periodo activo de construcción de galerías había terminado, levantaba el cristal y provocaba la salida del hormiguero hacia el segundo nido, cuya tierra acababa de humedecer, iniciándose de esta forma un nuevo periodo de construcción. Este diseño experimental permitía poner una hoja transparente de acetato sobre el cristal, e ir trazando periódicamente sobre ella los perfiles de las galerías que iban construyendo.
El dato que creí apreciar fue el siguiente: en una primera fase las hormigas sacaban tierra afuera del nido. Pero, posteriormente, observé cómo las galerías iban cambiando su forma y dirección sin necesidad de sacar tierra al exterior. Es decir, las hormigas redistribuían los granitos de tierra: los quitaban de aquí y los ponían allá, alterando el espacio interior de la vivienda.
Para hacer más gráfico este concepto, he hecho este diagrama, donde cada cuadrícula representa un grano de arena. La galería original es el rectángulo limitado por la línea roja discontinua entre los puntos (l, 1), (n, 1), (l, 34) y (n, 34). En amarillo, los granos de tierra desplazados a la derecha; en blanco, la nueva galería obtenida tras la redistribución, de igual superficie que la original.


Si fuera cierta esta hipótesis de la redistribución de tierra en el interior de las galerías, es seguro que responde a una estrategia evolutiva muy concreta. Es posible que el manipulado mandibular de las bolitas de tierra la compacte y sirva para consolidar las paredes de los túneles o para aumentar el volumen de espacio disponible, o incluso que tenga alguna función antiséptica al impregnar los granos de tierra con determinadas sustancias madibulares. Indudablemente, dicha estrategia minimiza los riesgos de las salidas al exterior cuando se construyen, por ejemplo, pequeñas cámaras. No pueden descartarse, en fin, funciones de termorregulación.

2 comentarios:

  1. Otra hipótesis:
    No "quieren" avisar de su presencia a los depredadores.

    ResponderEliminar
  2. Una buena idea a tener en cuenta, Raúl.
    Saludos.

    ResponderEliminar